Edición Médica

Viernes, 05 de junio de 2020
00:30
Colombia | Ecuador
Mi Punto de Vista
Alimentos procesados y ultraprocesados


Lunes, 06 de abril de 2020, a las 02:24
*Nini Johanna Vera Medina. Nutricionista Dietista Esp. Auditoría y Garantía de la Calidad en Salud. Maestrante Ciencias de la Actividad Física

De acuerdo a un informe emitido por la OMS, la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso. Esto, como consecuencia de la comorbilidad a la que lleva dicha condición. ( Enfermedades Crónicas no Transmisibles, Enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, entre otras).

En Colombia, más de la mitad de los adultos entre 18 y 64 años (56 por ciento) están en condición de sobrepeso u obesidad. Estos datos forman parte de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional de 2015 (ENSIN), que es la información más reciente sobre nutrición.

No es un secreto la relación que existe entre la dieta y los eventos mórbidos en los diferentes grupos etarios.

A través de los años hemos venido adoptando estrategias alimentarias facilistas, favorecidas por la compra de alimentos pre elaborados, poniendo en riesgo una alimentación más saludable.

¡Nos estamos perjudicando! y las políticas públicas en muchos países son tan flexibles que parecieran beneficiar a la  industria alimentaria; la  que nos envuelve en sus grandiosos productos procesados y ultra-procesados, direccionando su objetivo comercial  hacía los sentidos, escondiendo en sus productos insanos, superfluos y deficientes en nutrientes, los sabores, olores, texturas y colores que a nuestro paladar resultan ser más agradables.

Sumado a ésto, el fácil acceso, la disponibilidad y los mensajes persuasivos en sus empaques; la mayoría con información engañosa, han hecho que hagamos a un lado los alimentos naturales, frescos, verdaderamente nutritivos, funcionales y los que finalmente se convierten en protectores para nuestra la salud. Somos nosotros quienes por falta de tiempo, hemos obviado revisar el contenido o etiqueta nutricional de todos los productos que estamos llevando a casa. En su mayoría los principales ingredientes de los alimentos procesados o ultra-procesados guardan gran cantidad de  Azúcares, grasas saturadas y/o grasas trans, sodio, aditivos, preservantes, colorantes, resaltadores del sabor, del olor; además de los que mejoran la textura con venenos que lentamente nos llevan al padecimiento.

Por último, resalto la importancia de revisar el etiquetado y rotulado de los alimentos presentados en la propuesta de los colores, o de las connotaciones “Alto en”, “Medio en” o “Bajo en” para referirse al ingrediente principal que causa daño.  En este sentido, la mejor herramienta para combatir este perjuicio es la educación alimentaria y nutricional.

Recuerda : Todo lo tenemos a la mano…del campo a la casa.