Edición Médica

Martes, 26 de octubre de 2021
12:42
Colombia | Ecuador
Avances
PFIZER Y ASTRAZENECA
El riesgo de presentar coágulos es mayor tras tener COVID-19 que después de vacunarse, según un estudio
Esta ha sido la investigación más grande que se desarrolló hasta el momento con respecto a este tema
Viernes, 27 de agosto de 2021, a las 17:55

Julia Hippisley-Cox, autora principal de la investigación.


Redacción. Bogotá
Un nuevo estudio publicado en la revista científica ‘British Medical Journal’ (BMJ), ha señalado que las posibilidades de desarrollar coágulos de sangre tras haber sido infectado con el SARS-CoV-2, ha superado ampliamente los riesgos de las vacunas AstraZeneca y Pfizer.
 
Según han indicado los desarrolladores del estudio, esta es la investigación más grande que se ha realizado hasta el momento sobre este tema.
 
El estudio ha evidenciado que, las posibilidades de desarrollar coágulos de sangre, de cuidado, después de haber sido infectado con COVID-19 han superado de forma amplia los riesgos de las vacunas AstraZeneca y Pfizer, para ello, los expertos han llevado a cabo el análisis de los resultados de más de 29 millones de personas en Inglaterra.
 
Además, el grupo de expertos ha comparado la reacción de ambas vacunas con la infección generada por el SARS-CoV-2, analizando otros datos como las tasas de ingreso hospitalario o muerte por coágulos sanguíneos y trastornos sanguíneos.
 
El intervalo del estudio se ha efectuado en un intervalo de 28 días de una prueba positiva o de recibir la primera dosis de la vacuna, realizado entre diciembre de 2020 y abril de 2021.
 
Al respecto, Julia Hippisley-Cox, autora principal y profesora de epidemiología clínica y práctica general en la Universidad de Oxford, ha asegurado a medios locales que, “las personas deben ser conscientes de estos mayores riesgos después de la vacunación COVID-19 y buscar atención médica de inmediato si desarrollan síntomas, pero también deben ser conscientes que los riesgos son considerablemente mayores y durante períodos de tiempo más prolongados si se infectan con SARS-CoV-2”.
 
Cabe mencionar que, la preocupación por los trombos hizo que se detuviera el uso de la vacuna de AstraZeneca en varios países, no obstante, los investigadores han encontrado que, aunque existe un riesgo tras ser vacunado, este es “mucho menor que el asociado a la infección por el SARS-CoV-2.
 
El riesgo de desarrollar una trombosis venosa ha sido casi 200 veces mayor con la COVID-19, es decir, 12.614 casos adicionales entre 10 millones de personas analizados con respecto a AstraZeneca que presentó 66 casos adicionales”, ha señalado el documento.
 
Referente a la trombosis arterial, el estudio ha constatado que no se registró un exceso de casos para ninguna de las dos vacunas, pero se contabilizaron 5.000 casos adicionales entre 10 millones de personas infectadas con COVID-19. Por lo que, las personas con el virus tienen once veces más probabilidades de sufrir un ictus (1.699 casos adicionales de cada 10 millones de personas) que los vacunados con Pfizer (143 casos adicionales).
 
La inmensa mayoría de pacientes se encuentra perfectamente bien con estas vacunas. Son rarísimos los casos de coágulos sanguíneos y deben ser puestos en contexto”, ha concluido la autora principal del estudio a medios locales.


Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.