Edición Médica

Jueves, 26 de noviembre de 2020
21:23
Colombia | Ecuador
Avances
SEGÚN ESTUDIO
La interrupción por la pandemia de cribados de cáncer de mama incrementaría la mortandad
Un estudio ha señalado que la interrupción de estos programas, podría incrementar la muerte de mujeres que padecen cáncer de mama
Jueves, 01 de octubre de 2020, a las 16:24

Situación del cáncer de mama durante la pandemia. Fuente: Internet.


Redacción. Bogotá
El centro Médico de la Universidad de Rótterdam (Países Bajos) ha informado que, una investigación efectuada por expertos e investigadores, ha evidenciado la posibilidad de aumentar la mortandad en mujeres que padezcan cáncer de mama, debido a la interrupción de los programas de cribado durante la pandemia por CoVID19.
 
Los expertos han señalado que este hecho trae consigo preocupación, ya que, el número de casos de pacientes con cáncer de mama, se incrementaría sino se encuentra una solución pertinente al asunto, por lo que han decidido presentar el estudio en el 12° Congreso Europeo de Cáncer de Mama.
 
Adicional a ello, los expertos han enfatizado que, el riesgo podría reducirse, si aproximadamente todas las mujeres que, por su edad deberían haber sido revisadas durante la pandemia lo hagan en este momento, aunque ya hayan superado la edad límite para realizarse los cribados.
 
Los expertos han denotado a varios medios que, "los programas de cribado del cáncer jamás habían sufrido una interrupción como esta, así que no sabemos el impacto que este hecho tendrá. Hemos querido investigar cuál será el impacto a largo plazo sobre la mortalidad por cáncer de mama y también observar qué estrategias resultarían ser más eficaces para reanudar los programas de cribado".
 
La herramienta ‘MISCAN-Breast’
 
En el estudio, los expertos han explicado que la herramienta de modelado, denominada ‘MISCAN-Breast’, constituye un importante avance, ya que se ha podido establecer la simulación de 4 diferentes planteamientos para reanudar los programas de cribado, tras 6 meses de interrupción de los mismos.
 
La herramienta de modelado ha estipulado que el programa consistiría en “una reanudación súbita en la que todos los cribados continúen en el mismo orden que estaban previstos”. De acuerdo con los expertos el programa serviría “para que al menos en una década 4 mujeres vayan a revisión al menos una vez en su vida (simulación de retardo); y un retraso en los cribados, excepto para las mujeres que deberían recibirlo por primera vez (simulación de retardo excepto con el primer cribado)”.
 
Posibilidad del retraso de cribados
 
La posibilidad ha estado presente para los investigadores, no obstante, han considerado que podría realizarse aumentado temporalmente el límite máximo de edad, para que las pacientes puedan recibirlo y así asegurar que las mujeres no pierdan el último cribado de sus vidas (simulación de retardo con aumento del límite de edad).
 
Asimismo, el retraso ha sido considerado, solo si se da el aumento de la capacidad para ubicar por completo los cribados que se habían pospuesto y ponerlos al día en los calendarios de aplicación de las pacientes (simulación de puesta al día total).
 
“Los resultados se basan en el programa de cribado de cáncer de mama de los Países Bajos, en el que las mujeres de 50 a 75 años reciben una cita para revisión cada dos años”, ha indicado el estudio, sin embargo, se ha evidenciado que existen programas de cribado similares en varios países europeos, aunque en dichos programas varían la frecuencia y los márgenes de edad.
 
Sobre los resultados del estudio
 
Los investigadores han esclarecido que el estudio “muestra que un retraso de 6 meses conlleva un aumento modesto, pero siempre importante, en el número de muertes por cáncer de mama, aunque cada estrategia para reanudar los programas de cribado presenta resultados distintos. La mejor manera de evitar muertes por cáncer de mama es ponerse al día con todas las pruebas de revisión que no se han podido hacer durante la pandemia".
 
De igual manera, los científicos han recalcado que para la mayoría de programas de cribado que no cuenten con el personal extra y con los equipos necesarios, como segunda mejor opción podría reanudarse el programa de cribados con normalidad, tras el retraso, siempre y cuando se asegure que ninguna mujer se pierda el último de ellos, aunque durante los meses de parón ya hayan cumplido el límite de edad establecido”.
 
El dato
 
Otro estudio realizado por el mismo centro Médico será presentado en el 12° Congreso, en el que han destacado que, “el 31 por ciento de mujeres con cáncer de mama, se mostraban menos abiertas a buscar ayuda de sus médicos de cabecera, y el 27 por ciento estaban preocupadas en los efectos de la pandemia en su tratamiento. Un 15 por ciento se mostraban más reacias a buscar la ayuda de su oncólogo”.


Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.