Edición Médica

Viernes, 26 de noviembre de 2021
22:09
Colombia | Ecuador
Profesionales
ALTO RIESGO
Asmedas solicita que los médicos sean incluidos en el programa de refuerzo de vacunación COVID-19
A diario, el personal de Salud que atiende a pacientes con distintas enfermedades, presentan alto riesgo de presentar enfermedades graves
Jueves, 21 de octubre de 2021, a las 17:30

Jorge Iván Posada Vélez, fiscal de ASMEDAS Antioquia.


Karen Juliete Rojas Gaitán. Bogotá
La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) ya ha autorizado la utilización de una dosis de refuerzo de las vacunas contra la COVID-19, en algunas personas que recibieron las dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech.

 
Tras esta decisión, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), a través de su directora, Rochelle Walensky, luego de una revisión de la evidencia científica existente recomendó incluir al personal sanitario de primera línea como sujetos beneficiarios de la dosis de refuerzo con la vacuna de Pfizer-BioNTech, teniendo en cuenta la exposición institucional u ocupacional frecuente al SARS-CoV-2 y el alto riesgo de contagio a los pacientes.
 
Por su parte, ante este ejemplo, la Asociación Médica Sindical Colombiana Asmedas, seccional Antioquia ha indicado que, “preocupada por la presencia cada vez mayor de la variante Delta en nuestro medio, el incremento en el número de caso de COVID-19 en la última semana, la reactivación económica, el relajamiento en el cumplimiento de las recomendaciones sobre el autocuidado y el uso de elementos de protección (mascarillas)”.
 
Además, han agregado que “con la reactivación de los espacios de esparcimiento nocturno y los espectáculos con alta concurrencia de público, recomienda no bajar la guardia en lo que se refiere al autocuidado, avanzar rápidamente en lograr una cobertura amplia del esquema de vacunación completa e incluir a las poblaciones más vulnerables, entre ellas al personal sanitario de primera línea, como destinatarios de la dosis de refuerzo de la vacunación contra el SARS-CoV-2”.
 
En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Jorge Iván Posada Vélez, fiscal de Asmedas Antioquia, ha dicho que “Con todas estas medidas, se logrará mitigar en gran manera el impacto de una cuarta ola de COVID-19, provocada por la variante Delta, tal y como viene ocurriendo en Europa”.
 
Y ha agregado que “queremos que tengan en cuentan al personal sanitario dentro el refuerzo de la vacunación COVID-19, lo pedimos porque en la medida que atendemos pacientes con diversas enfermedades incluida el COVID-19 y, en segundo lugar, porque ponemos en riesgo a nuestros pacientes si no estamos adecuadamente protegidos y hay evidencia científica suficiente de que la tercera dosis es necesaria para que lograr estar protegidos ante la eventualidad de un contagio”.
 
Se debe resaltar que, en Colombia el objetivo en el Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19 es, en su primera fase, reducir la mortalidad y la incidencia de casos graves por este virus, así como proteger a los trabajadores de la salud; mientras que en la segunda fase es reducir el contagio para generar inmunidad de rebaño.
 
Adicional a ello, en el país se comenzó la aplicación de tercera dosis en el mes de septiembre, pero solo para mayores de 70 años. "Se aprueba por parte del Comité Asesor la aplicación de una tercera dosis o dosis de refuerzo para la población colombiana de 70 años en adelante que haya recibido dos dosis de vacuna a partir de los seis meses de la segunda aplicación de vacuna", ha manifestado Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud.
 
“No hemos recibido respuesta alguna del Gobierno Nacional ante la petición de incluir al personal de salud en la tercera dosis de vacunación. Esa medida ha sido adoptada en diversos países, en donde incluyen al personal sanitario en la aplicación de la tercera dosis, en especial los de la primera línea. En país solo vacunarán a quienes tengan comorbilidades y a mayores de 70 años que tenga el esquema completo de vacunación”, ha asegurado Posada.
 
Finalmente, Posada ha explicado que, “en la medida de que estemos protegidos no seremos transmisores para las personas que están a nuestro alrededor. Sería una protección no solo individual sino colectiva, porque si el médico está protegido hay menos riesgos al ir al médico de contagiarse con COVID-19”.
 
“El desarrollo de la pandemia es incierta, pero por la experiencia de países como Reino Unido, se espera que en los próximos meses se incrementen los casos de COVID-19 por la variante delta, que se puede presentar a mediados de noviembre principios de diciembre, ese es el temor de nosotros los médicos, pero esperamos que con los niveles de vacunación no se tengan las mismas consecuencias que en el pico anterior”, ha concluido Posada.
 

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.