Edición Médica

Martes, 26 de octubre de 2021
13:06
Colombia | Ecuador
Salud Pública
DÍA MUNDIAL
Alta prevalencia de depresión y ansiedad durante la pandemia y la postpandemia en Colombia
Este 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, que busca visibilizar los trastornos mentales
Jueves, 07 de octubre de 2021, a las 18:13

Laura Villamil, especialista en psiquiatría y salud mental del Hospital Simón Bolívar.


Karen Juliete Rojas Gaitán. Bogotá
Este 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, impulsado por la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El propósito de esta fecha es visibilizar el trastorno mental más grave que están padeciendo los miembros de la sociedad global, para generar un conjunto de estrategias que sirvan de apoyo a estas personas y les permita sobrellevar su enfermedad o curarse definitivamente.
 
Es de destacar que, para este 2021, el objetivo es concientizar a la población de la importancia que tiene la inversión en salud mental a nivel global, sobre todo teniendo en cuenta que la salud mental es el área más desatendida de la salud pública. Dentro de los problemas de salud mental están la depresión y la ansiedad.
 
En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Laura Villamil, especialista en psiquiatría y salud mental, magister en terapia cognitiva conductual y en nutrición clínica, del Hospital Simón Bolívar, ha dicho que “la ansiedad y la depresión son enfermedades muy frecuentes, con una alta prevalencia en Colombia, que además ha aumentado con la pandemia y postpandemia, ya qué hay síntomas poscovid que incluyen ansiedad y depresión, por otro lado, la pandemia ha traído pérdidas y duelos no solamente por la pérdida de personas, sino también por la pérdida de empleos y fracasos económicos, lo que ha hecho que se aumente aún más la prevalencia de estas enfermedades”.
 
Durante el 2020 se registraron 18 mil llamadas a las líneas telefónicas de atención psicológica en Colombia. Según Medicina Legal hay una relación directa entre trastornos emocionales y el suicidio, un drama que a mediados de 2021 dejaba 1.488 víctimas, representando un aumento de 175 casos frente al mismo periodo de 2020.
 
Por su parte, la OMS indica que cada año, más de 700.000 personas se quitan la vida tras otros numerosos intentos, lo que corresponde a una muerte cada 40 segundos. “Hay muchas personas que se encuentran dentro de la población de alto riesgo, esas son las que están desempleadas, el hecho de ser solteros, entre otros, estos son factores de riesgo que contribuyen al aumento de casos de ansiedad y depresión. Es que estás son patologías que son tratables y curables, no son crónicas, pero si no se tienen los recursos necesarios para acceder a ciertos especialistas”, ha afirmado Villamil.
 
Y ha agregado que “el distrito cuenta con especialistas en psiquiatría, psicólogos que pueden trabajar con personas que tienen estas patologías, pero no todo el mundo logra acceder a esas citas de manera rápida. Las personas que logran tener tratamientos pueden tener un manejo adecuado que dura entre seis meses y dos años, pero si no son tratadas a tiempo su funcionalidad se puede ver interferida y se afecta su vida social, académica, familiar, sentimental y es en esos momentos cuando aparecen los estigmas”.
 
“Esto provoca que se incapaciten en el trabajo y suelen buscar refugio en amigos o familiares, lo que sucede es que esas personas se cansan de escucharlos por ser repetitivos y suelen recibir comentarios destructivos como que no sea débil, ponga de su parte, intenta estar bien y no tienen en cuenta que es una enfermedad que está lejos de la debilidad, debido a que es una patología que se sale de las manos y requiere de un tratamiento médico”, ha asegurado la especialista.
 
Por último, es de destacar que el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), del total nacional de las 2.714 defunciones que se reportaron por suicidio en el año 2020, el 80,6 por ciento correspondía a hombres.
 
“A las personas les da miedo consultar y prefieren consultar a un coaching, que a un psicólogo cuando tienen una patología que amerita la valoración de un especialista en psiquiatría y me parece que falta perder el miedo y normalizar que son patologías como cualquier otra, que debe ser tratada como otras enfermedades, es que las fallas comienzan desde las personas y no desde las EPS, así como en las mismas familias”, ha concluido Villamil.


Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.