Edición Médica

Sábado, 13 de agosto de 2022
10:37
Colombia | Ecuador
Avances
ENSAYOS IN VITRO
Investigación evidencia vacunas más eficientes para hacerle frente a la tuberculosis
En la investigación participaron 12 donantes con tuberculosis activas y negativas, que se clasificaron según su contacto con micobacterias
Jueves, 07 de julio de 2022, a las 18:19

Christian Sánchez, magíster en Bioquímica de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).


Karen Juliete Rojas Gaitán. Bogotá
Desde la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) se ha evaluado el uso de pequeños péptidos, células defensoras del sistema inmune (o dendríticas), las cuales inhibirían entre un 30 y 80 por ciento la infección por tuberculosis, lo cual ha representado un avance en el desarrollo de vacunas futuras más eficientes.
 
Cabe mencionar que, el aumento en el reconocimiento de los péptidos por las células dendríticas ha permitido un efecto inmunomodulador en la respuesta protectora, al potencializar la proliferación de linfocitos evitaron el aumento de la carga micobacteriana en un ensayo denominado co-cultivo.
 
En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Christian Sánchez, magíster en Bioquímica de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), ha explicado que “actualmente en el mundo la tuberculosis es considerada una de las principales causas de muerte a nivel mundial y es una de las preocupaciones en salud pública, que ocasiona 2 millones de muertes a 3 millones de muertes por año a nivel mundial”.
 
“Resulta que esta infección es causada por una bacteria del género actinomicetales y dentro del complejo micobacterium tuberculosis, estas siete cepas del complejo tuberculoso son capaces de generar en nosotros los humanos tuberculosis y también resulta ser una enfermedad”, ha agregado Sánchez.
 
Asimismo, el magister ha recalcado que, “desde pequeños y según nuestro esquema de vacunación. Nosotros somos vacunados con una vacuna contra la tuberculosis que se llama BCG que proviene de uno de los bacilos provenientes del complejo tuberculoso derivado de esta vacuna”.
 
De acuerdo con Sánchez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) solo considera como “vacuna buena a esta BCG, pero resulta que a medida que pasa el tiempo en el desarrollo de nosotros, esa eficacia de vacuna contra esta bacteria empieza a disminuir, lo que quiere decir que en nuestra adultez a medida que pasa el tiempo desde los 18 cuando nosotros empezamos la vida adulta empezamos a tener una deficiencia en el sistema inmune de protección contra esta bacteria”.
 
Sin embargo, el magíster en bioquímica ha asegurado que “actualmente existen 14 candidatos a la vacuna, o sea, 14 grupos de investigación a nivel mundial que están desarrollando este tipo de vacunas y mejorar la que ya existe (BCG), pero los resultados han demostrado que ninguna está superando la eficacia que tiene la BCG”.
 
Asimismo, Sánchez ha afirmado que “con el tiempo se ha desarrollado una metodología robusta en la búsqueda de antígenos peptídicos que permitan el bloqueo de las microbacterias a las células”.
 
En el caso de tuberculosis, y a medida que ha pasado el tiempo, el especialista ha explicado que se encontraron “muchas proteínas que dan estas características importantes, como bloquear el ingreso de las micobacterias. Esto quiere decir que, si se quisieran usar como vacunas, se necesitaría que el sistema inmune de las personas (células dendríticas) reconozca ese péptido y genere poblaciones de otras células para que ataquen pequeñas porciones de ellos y así quede protegido”.
 
“Para ello, en la investigación participaron 12 donantes con tuberculosis (activas y negativas) que se clasificaron según su contacto con micobacterias (hubo o no) a través de la prueba diagnóstico PPD. Además, se les extrajeron muestras de sangre para analizarlas y se determinó su perfil genético para ver cómo se enlazaban las células dendríticas a los péptidos de las proteínas de la bacteria”, ha estipulado Sánchez.
 
Finalmente, el magíster en bioquímica ha denotado que, “en el estudio se enseñan a las células dendríticas del organismo a actuar y defenderse, como una reprogramación para que actúe contra la bacteria de manera específica, usando esos pequeños péptidos”.
 
“Al emplear péptidos modificados considerados como candidatos vacunales contra la tuberculosis y presentados por células dendríticas, se puede incrementar la respuesta inmunológica y llegar a contribuir en el control de la infección por tuberculosis, mediante la presentación antigénica a linfocitos (T CD4+), conocidos como los mayores efectores en una respuesta protectora contra esta enfermedad”, ha concluido Sánchez.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.