Edición Médica

Viernes, 24 de septiembre de 2021
10:41
Colombia | Ecuador
Avances
EQUIPO BIOMÉDICO
Un robot podría ayudar a reducir significativamente el riesgo de transmisión de COVID-19 en las UCI
El invento funciona con un comando de voz que pronará a los pacientes de forma automatizada utilizando Inteligencia 1 Artificial
Viernes, 23 de julio de 2021, a las 18:31

Alejandro Vargas Gutiérrez, magíster en epidemiología de la Universidad de Antioquia.


Karen Juliete Rojas Gaitán. Bogotá
Investigadores de Medellín, que trabajan en el desarrollo de equipos biomédicos, crearon un sistema robótico para pronación de pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) por COVID-19 y otras enfermedades.
 
El invento se ha denominado como ‘Robot 180°’, que con un comando de voz prona a los pacientes en forma automatizada utilizando Inteligencia Artificial. Se reduce significativamente el riesgo de transmisión del COVID-19 en la UCI y así mismo, el riesgo de 3 entubación del paciente.
 
El dispositivo tiene forma de colchón y automatiza la pronación de los pacientes que se encuentran en la UCI.
 
En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Alejandro Vargas Gutiérrez, magíster en epidemiología de la Universidad de Antioquia, ha indicado que, “cuando empezó la pandemia por COVID-19, mi hermano que dirige un hospital, me contó que los médicos intensivistas, enfermeras y demás personal estaba muy agotado por un proceso que hay que realizar todos los días en las UCI, que tiene COVID-19, que es el proceso de poner al paciente boca abajo para que respiren mejor, que en medicina se llama pronación, que es un procedimiento que están realizando todos los día para que ellos tengan mayor capacidad pulmonar y así lograr que sobrevivan”.
 
“Durante el proceso de pronación en las UCI con un adulto de 85 kilos, de 1.75 metros de altura, deben participar al menos cinco profesionales, cuatro enfermeras y un médico. La pronación de un paciente de más de 85 kilos es complicada, genera fatiga, cansancio, en especial cuando hablamos de auxiliares de Enfermería que tienen bajo peso y baja estatura, tienen que hacer un esfuerzo físico muy significativo”, ha explicado Vargas Gutiérrez.
 
El especialista también ha recalcado que, “a un paciente conectado a un ventilador se le debe tratar con mucho cuidado, además de la fatiga que genera y el dolor en hombros y espalda, se pueda dar la trasmisión del virus, ya que el paciente puede toser durante el procedimiento de colocarlo boca bajo, el paciente también puede desentubarse, se le puede salir el tubo traqueal que está conectado su vía respiratoria con el ventilador y eso se convierte en una emergencia en ese proceso”.
 
Cabe mencionar que, el Robot 180°, ha sido una iniciativa con la que Vargas obtuvo el Premio Nacional al Inventor Colombiano 2020, categoría Investigador individual, que entregó la Superintendencia de Industria y Comercio.
 
La exploración para la creación del robot empezó en octubre de 2020, también descartaron sistemas con grúas o palancas, que pueden resultar poco confortables para los pacientes y requieren de todos modos el esfuerzo físico del personal de la Salud.
 
El Robot 180° es un dispositivo médico que ha incluido un compresor de aire, el cual se ubica en la parte inferior de la cama, con el cual se envía aire a unas cámaras dentro del colchón, que cuentan con unos circuitos electrónicos, mediante los cuales se determinan las áreas que deben inflarse para el proceso.
 
“El Robot 180° es un colchón que tiene las mismas dimensiones de una cama de Cuidados Intensivos, con un grosor de aproximadamente 7 centímetros, está compuesto por cámaras de aire y están divididos en dos secciones, la derecha y la izquierda. Lo que hace el robot es que en la parte derecha empieza a inflar las cámaras de aire y la parte izquierda empieza a ascender al paciente, mientras los dos hacen una especie de sándwich, cuando el paciente está en la mitad de ascenso una de las cámaras empiezas a desinflarse y recibe al paciente, lo que termina colocándolo boca bajo”, ha señalado el especialista.
 
Vargas ha manifestado que, “el objetivo fundamental que tiene es disminuirle la carga ocupacional que tienen los médicos, enfermeras en cuidados intensivos. Nosotros con el apoyo el Sena, diseñamos una a una escala de 1-4. Efectivamente el robot funciona”.
 
Esa es una invención que, además de dar más comodidad y seguridad al paciente, también aporta al bienestar del personal de la salud, pues ayuda a disminuir el riesgo de contagio de COVID-19 o de otra enfermedad, por el menor contacto con una persona infectada, y reduce la fatiga y las lesiones o dolores musculares de los cuidadores.
 
El dato
 
Para que sea una realidad, los inventores necesitan recursos por alrededor de 92 millones de pesos para construir un prototipo a escala real, que se haría con base a los diseños que ya se tienen, que fueron probados en simulaciones computarizadas y en un pequeño modelo que hicieron con un muñeco de 100 gramos.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.