Edición Médica

Martes, 26 de octubre de 2021
12:33
Colombia | Ecuador
Empresas
FASE AVANZADA
Millones de personas podrían tener acceso a píldora de consumo diario para tratar la COVID-19 en unos meses
Fármacos para tratar la COVID-19 podrían producir más de 10 millones de cursos de terapia para fin de año
Lunes, 27 de septiembre de 2021, a las 18:40

Timothy Sheahan, virólogo de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill.


Redacción. Bogotá
Tras un año y medio de enfrentar la mayor crisis sanitaria de las últimas décadas, el mundo continúa con la búsqueda de nuevas herramientas que permitan combatir al SARS-CoV-2. EL desarrollo de vacunas contra la COVID-19 mantiene su curso, sin embargo, aún persiste otro tipo de búsqueda, es decir, un fármaco que pueda combatir la enfermedad una vez que ha entrado en el organismo.
 
Cabe mencionar que, varios antivirales y tratamientos se han identificado como eficaces, pero ninguno evidencia resultados contundentes y definitivos. Al momento, los científicos de algunas empresas farmacéuticas han asegurado que se están probando al menos tres antivirales prometedores para combatir a la COVID-19 en ensayos clínicos, y los resultados se esperan para finales de este año.
 
Los laboratorios Merck & Co. junto con Ridgeback Biotherapeutics han sido los encargados de desarrollar el medicamento más prometedor, el cual ya está en Fase 3 de pruebas y se espera que en las próximas semanas sea presentado ante la FDA (Administración Federal de Alimentos y Medicinas, por sus siglas en inglés) para una aprobación de emergencia. El nombre comercial que los expertos han previsto para el fármaco es molnupiravir.
 
Los medicamentos han sido desarrollados para tratar y prevenir infecciones virales en personas y animales, funcionan de manera diferente según el tipo. Pero principalmente se diseñan para estimular el sistema inmunológico y combatir así las infecciones, bloquear los receptores para que los virus no puedan ingresar a las células sanas o reducir la cantidad de virus activo en el cuerpo. 
 
"Los antivirales orales no solo tienen el potencial de reducir la duración del síndrome de covid-19, sino también de limitar la transmisión a las personas en el hogar si estás enfermo", ha explicado Timothy Sheahan, virólogo de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill, quien ha ayudado a promover estas investigaciones.
 
Cabe resaltar que, los medicamentos antivirales ampliamente disponibles se unirían a las terapias con anticuerpos monoclonales que ya se usan para tratar y prevenir enfermedades graves y hospitalizaciones causadas por COVID-19. Los anticuerpos monoclonales producidos en laboratorio, que imitan la respuesta natural del cuerpo a las infecciones, fueron más fáciles de desarrollar, pero deben administrarse principalmente por vía intravenosa, según han destacado los expertos.
 
Según han señalado los investigadores, las respuestas sobre lo que estas píldoras son capaces de hacer estará claro en pocos meses y podrían acabar convirtiéndose en tratamientos definitivos como los recetados para resfriados o gripes. Aunque cabe recordar que estos fármacos no sustituirán a la vacunación.
 
Sobre las píldoras para tratar la COVID-19
 
El principal contendiente en esta carrera es un medicamento de Merck & Co. y Ridgeback Biotherapeutics llamado molnupiravir, ya que, este ha sido el producto que se está probando en el ensayo de los Kelly en Seattle. Otros dos incluyen un candidato de Pfizer, conocido como PF-07321332; y AT-527, un antiviral producido por Roche y Atea Pharmaceuticals.
 
En caso de que los fármacos llegaran a comercializarse, lo harán en forma de píldoras diarias, actúan interfiriendo con la capacidad del virus para replicarse en las células humanas. En el caso del molnupiravir, la enzima que copia el material genético viral se ve obligada a cometer tantos errores que el virus no puede reproducirse. Eso, a su vez, reduce la carga viral del paciente, acorta el tiempo de infección y previene el tipo de respuesta inmunitaria peligrosa que puede causar una enfermedad grave o la muerte.
 
Sheahan, quien también realizó un trabajo preclínico sobre remdesivir, ha dirigido un estudio inicial en ratones que mostró que el molnupiravir podría prevenir la enfermedad temprana causada por el SARS-CoV-2, el virus que causa covid. La fórmula fue descubierta en la Universidad de Emory y luego la adquirió Ridgeback y Merck.
 
Por otro lado, ejecutivos de Merck han predicho que la compañía podría producir más de 10 millones de cursos de terapia para fin de año. En el caso de la candidata de Pfizer, la farmacéutica lanzó una prueba combinada de fase 2 y 3 de su producto el 1 de septiembre, y ejecutivos de Atea dijeron que esperan resultados de las pruebas de fase 2 y 3 a finales de este año.
 
El dato
 
Si se comprueba la efectividad de las píldoras, el próximo desafío será impulsar un sistema de distribución por el que puedan llegar a las personas tan pronto como den positivo para COVID-19.  Eso significaría que millones de personas pronto podrían tener acceso a un medicamento de consumo diario por vía oral, idealmente una sola pastilla, que podría tomarse durante cinco a 10 días apenas se confirma la infección por COVID-19.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.