Edición Médica

Martes, 31 de enero de 2023
22:30
Colombia | Ecuador
Salud Pública
SUPERVIVENCIA INFANTIL
Alrededor de 59 millones de niños y jóvenes podrían fallecer antes del 2030 por falta de acceso equitativo a la Salud
Organismos internacionales advierten sobre el riesgo de un sistema de Salud deficiente y su incidencia en la tasa de supervivencia infantil
Martes, 10 de enero de 2023, a las 12:20

Vidhya Ganesh, directora de la División de Datos, Análisis, Planificación y Seguimiento de UNICEF.


Redacción. Bogotá
Recientemente el Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad en la Niñez (IGME, por sus siglas en inglés), ha publicado los últimos cálculos correspondientes a los riesgos que presentó la tasa de supervivencia infantil durante el 2021.
 
De acuerdo con los datos, cerca de cinco millones de niños y niñas murieron antes de cumplir cinco años y otros 2,1 millones de niños y jóvenes de entre 5 y 24 años perdieron la vida en 2021.
 
Asimismo, el grupo ha revelado que 1,9 millones de bebés nacieron muertos durante el mismo periodo. Muchas de estas trágicas muertes podrían haberse evitado si las madres, los recién nacidos, los adolescentes y los niños tuvieran un acceso equitativo a una atención sanitaria de alta calidad.
 
“Cada día hay demasiados padres y madres que se enfrentan al trauma de perder a sus hijos, a veces incluso antes de que respiren por primera vez”, ha recalcado Vidhya Ganesh, directora de la División de Datos, Análisis, Planificación y Seguimiento de UNICEF.
 
“Una tragedia tan generalizada y que es posible prevenir no debería aceptarse nunca como inevitable. El progreso es posible mediante una voluntad política más firme y una inversión específica en el acceso equitativo a la atención primaria de salud para todas las mujeres y todos los niños”, ha precisado Ganesh.
 
Por otro lado, los informes han evidenciado que desde el año 2000 disminuyó el riesgo de mortalidad en todas las edades a escala mundial. La tasa de mortalidad de menores de cinco años se redujo en el mundo en un 50 por ciento desde principios de siglo, mientras que las tasas de mortalidad de los niños de mayor edad y de los jóvenes disminuyeron en un 36 por ciento, y la tasa de mortinatalidad se redujo en un 35 por ciento.
 
Esta disminución en el riesgo de mortalidad se puede atribuir al aumento de las inversiones en el fortalecimiento de los sistemas de salud primaria en beneficio de las mujeres, los niños y los jóvenes, según ha resaltado el informe de las Naciones Unidas.
 
Sin embargo, los avances se han reducido significativamente desde 2010, y 54 países no alcanzarán la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relativa a la mortalidad de menores de cinco años. Si no se toman medidas rápidas para mejorar los servicios de salud, casi 59 millones de niños y jóvenes morirán antes de 2030, y casi 16 millones de bebés nacerán muertos, según advierten los organismos.
 
“Es tremendamente injusto que las posibilidades de supervivencia de un niño puedan depender únicamente de su lugar de nacimiento, y que haya desigualdades tan pronunciadas en el acceso a los servicios de salud que salvan vidas”, ha declarado Anshu Banerjee, director del Departamento de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente y Envejecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
“Los niños de todo el mundo necesitan sistemas sólidos de atención primaria de la salud que satisfagan sus necesidades y las de sus familias, para que tengan el mejor comienzo en la vida y esperanzas para el futuro, independientemente de dónde nazcan”, ha recalcado el directivo.
 
Con respecto a las probabilidades de supervivencia de los niños, el informe ha demostrado que siguen siendo muy diferentes en función del lugar donde nacen, y África Subsahariana y Asia Meridional son las regiones donde se producen las cifras más elevadas de mortalidad.
 
Aunque en África Subsahariana solo se concentró el 29 por ciento de los nacidos vivos del mundo, en esta región se registró el 56 por ciento de todas las muertes de menores de cinco años en 2021, mientras que en Asia Meridional se registró el 26 por ciento del total. Los niños nacidos en África Subsahariana están sometidos al mayor riesgo de mortalidad infantil del mundo, 15 veces superior al de los niños de Europa y América del Norte.
 
“Detrás de estas cifras hay millones de niños y familias a los que se les niega su derecho básico a la salud”, ha afirmado Juan Pablo Uribe, director Mundial de Prácticas de Salud, Nutrición y Población del Banco Mundial y del Mecanismo Mundial de Financiamiento. “Necesitamos que haya voluntad política y liderazgo para lograr una financiación sostenida de la atención primaria de salud, que es una de las mejores inversiones que pueden hacer los países y los aliados para el desarrollo”.
 
El acceso a una atención de salud de calidad y su disponibilidad siguen siendo cuestiones de vida o muerte para los niños de todo el mundo. La mayoría de las muertes infantiles se producen en los primeros cinco años, y la mitad de ellas en el primer mes de vida.
 
En el caso de los bebés más pequeños, el nacimiento prematuro y las complicaciones durante el parto son las principales causas de mortalidad. Del mismo modo, más del 40 por ciento de las muertes prenatales se producen durante el parto, aunque la mayoría podrían evitarse si las mujeres tuvieran acceso a una atención de calidad durante el embarazo y el parto. Para los niños que sobreviven más allá de sus primeros 28 días, las enfermedades infecciosas como la neumonía, la diarrea y el paludismo suponen la mayor amenaza.

La COVID-19 no ha sido un factor directo en el aumento de la mortalidad infantil
 
El informe ha precisado que, los niños tienen menos probabilidades de morir por COVID-19 que los adultos, no obstante, la pandemia podría haber agravado una serie de riesgos futuros para su supervivencia.
 
En particular, los dos informes destacan la preocupación por las interrupciones de las campañas de vacunación, los servicios de nutrición y el acceso a la atención primaria de salud, que podrían poner en peligro su salud y bienestar durante muchos años.
 
Además, la pandemia ha provocado el mayor retroceso prolongado en la vacunación en tres décadas, una situación que expone a los recién nacidos y niños más vulnerables a un mayor riesgo de morir por enfermedades que se pueden evitar.
 
Los informes también han señalado la existencia de lagunas en los datos que podrían menoscabar gravemente el impacto de las políticas y programas diseñados para mejorar la supervivencia y el bienestar de la infancia.
 
“Las nuevas estimaciones ponen de relieve los notables progresos realizados a escala mundial desde el año 2000 en la reducción de la mortalidad de los niños menores de 5 años”, ha indicado John Wilmoth, director de la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas.
 
“A pesar de este éxito, es necesario seguir trabajando para abordar las grandes diferencias que persisten en la supervivencia infantil entre países y regiones, especialmente en África Subsahariana. Solo si mejoramos el acceso a una atención sanitaria de calidad, especialmente en el momento del parto, podremos reducir estas desigualdades y acabar con las muertes evitables de recién nacidos y niños en todo el mundo”, ha concluido el directivo.
 


Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.