Edición Médica

Jueves, 24 de junio de 2021
16:44
Colombia | Ecuador
Salud Pública
MÁS EVIDENCIA CIENTÍFICA
Memoria inmunitaria contra el SARS-CoV-2 es 'sólida y duradera', pero aún debe estudiarse
Varios estudios han aportado información sobre lo que esto podría significar para los potenciadores de vacunas
Lunes, 31 de mayo de 2021, a las 16:18

José Alejandro Mojica, infectólogo pediatra de la Subdirección de Enfermedades Transmisibles del MinSalud.


Redacción. Bogotá
Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, los científicos han manifestado que siguen en la investigación para comprender mejor la inmunidad al SARS-CoV-2, no obstante, determinar el tiempo en el que una persona es inmune después de tener COVID-19, es aún cuestionable, lo cual ha traído algunas interrogantes, como, qué podría significar la inmunidad duradera para los potenciadores de vacunas.

Al respecto, el Ministerio de Salud y Protección Social (MinSalud) ha emitido un comunicado en el que resalta que, una de esas piezas fundamentales de la fisiología humana y un arma que permite al cuerpo hacerle frente a esta pandemia y a los múltiples virus a través de la evolución humana, ha sido la función de la memoria inmunitaria.
 
"Es una función del sistema inmune adquirida que permite reconocer de manera rápida y eficiente a los antígenos de patógenos, células tumorales, células o tejidos del propio individuo, o a cualquier otro antígeno, cuando el sistema inmune los encuentra por segunda vez o en ocasiones subsecuentes que los identifica como algo extraño y le permite al cuerpo defenderse", ha explicado José Alejandro Mojica, infectólogo pediatra de la Subdirección de Enfermedades Transmisibles del MinSalud.
 
Asimismo, Mojica ha agregado que, la memoria inmunitaria es primordial para mejorar los diagnósticos y la respuesta a las vacunas, así como para para evaluar la futura evolución de la pandemia.
 
"Si bien los números de casos diarios de COVID-19 siguen incrementando, continua en estudio el hecho de que, ante una primera infección, el tiempo y la duración de la inmunidad protectora que se ha establecido es de 90 días", ha señalado Mojica.
 
Sobre la evidencia científica
 
Una investigación comandada por la Jolla Institute For Immunology (EEUU) ha estipulado que, esta memoria inmunitaria en pacientes con COVID-19 es "sólida y duradera" y que esta inmunidad protectora es robusta y medible hasta 6 a 8 meses después de la aparición de los síntomas.
 
Según ha constatado en la evidencia, las respuestas de anticuerpos y células inmunitarias en hombres y mujeres que vencieron la COVID-19 en donde la gran mayoría de ellos habían padecido síntomas leves y un porcentaje había sido hospitalizado, demostraron que hubo una respuesta inmunitaria en todos los tipos de células estudiadas, así como en anticuerpos neutralizantes protectores.
 
A su vez, Mojica ha explicado que los investigadores buscaron anticuerpos, células B, que promueven a la creación de más anticuerpos, y dos tipos de células T, que son las que erradican a las células infectadas. "Estos anticuerpos, incluidos aquellos frente a la proteína S, solo mostraron disminuciones moderadas a los seis u ocho meses de la aparición de los síntomas”, ha aclarado.
 
Las células T tuvieron una ligera depreciación en el cuerpo, mientras que las células B que reconocieron los rasgos del virus SARS-CoV-2 crecieron en número en algunos casos.
 
Por ello, si bien no se puede concluir nada directamente, esta inmunidad podría variar drásticamente en cada persona. "Aunque siguen en curso más estudios, lo que se sabe es que esta memoria inmunitaria tanto celular como humoral contra el SARS-CoV-2, generada al enfermarse o por ser vacunado, hasta ahora se sabe que brinda una protección temporal y contribuye de manera importante para evitar la enfermedad por COVID-19 desde leve, una neumonía, la enfermedad grave, así como en el impacto en prevención de la mortalidad por este virus", ha resaltado el epidemiólogo.
 
Fabricantes de vacunas monitorean la inmunidad
 
Al momento, tres empresas han informado que están investigando el posible uso de potenciadores de vacunas: Pfizer/BioNTech, Moderna y el gigante farmacéutico Johnson & Johnson.
 
Los fabricantes de vacunas han estado estudiando si la inmunidad que provocan estas vacunas puede disminuir durante largos períodos de tiempo, es decir, posiblemente después de un año o más, y si también protegen contra las variantes de la COVID-19 que podrían surgir y evolucionar.
 
En ese sentido, médicos en todo el mundo han manifestado preocupación debido a que la enfermedad puede asimilarse con la influenza, que requiere una nueva vacuna cada año porque las cepas circulantes mutan rápidamente y porque la inmunidad de la vacuna desaparece rápidamente.
 
Varios estudios han evaluado las respuestas inmunitarias provocadas por las vacunas Moderna y Pfizer a la cepa original del virus, en comparación con variantes. “Estos estudios observaron defectos modestos o nulos en el reconocimiento inmunológico celular de las variantes”, según ha publicado el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.
 
La inmunidad celular puede ayudar a limitar la gravedad de la enfermedad en infecciones causadas por variantes que escapan parcialmente a los anticuerpos neutralizantes.
 
Nuevos estudios sobre una inmunidad duradera
 
Dos nuevos estudios han sugerido que, después de que alguien se recupera de la COVID-19 la respuesta inmunitaria puede ser de larga duración, posiblemente al menos un año. Pero eso no significa que las personas no deban vacunarse, tampoco significa que la inmunidad dure para siempre.
 
Un estudio, publicado en la revista ‘Nature’ ha encontrado que las células inmunes en la médula ósea de las personas infectadas con coronavirus tienen un “recuerdo” de la infección que puede durar mucho tiempo.
 
Otra investigación, publicada en la revista ‘EClinicalMedicine’ ha determinado que los anticuerpos de COVID-19 seguían siendo detectables unos 10 meses después de la infección entre las personas que se habían recuperado.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.